Apoyos Formativos

 

NATURALEZA


La pastoral vocacional es la acción de la Iglesia a favor de todas las vocaciones, con el objetivo de edificarse de acuerdo con los innumerables carismas que suscita la acción del Espíritu Santo. Ella permite al joven que se siente llamado por Dios, discernir, descubrir y madurar su propia vocación. Se trata de una actividad íntimamente inserta en la pastoral general de la Iglesia particular” (P.D.V. 34). En este sentido, la pastoral vocacional es la acción eclesial dirigida a cada cristiano con el fin que descubra su vocación fundamental a la santidad y a ser discípulo misionero; vocación que nace desde el bautismo y que se madura y se hace visible en la respuesta a Dios que llama.


JUSTIFICACIÓN


La llamada del Señor a una vocación específica es siempre concreta y se encarna en la situación real de cada persona, que está llamada a realizar su proyecto de vida desde la dimensión vocacional y se descubre mediante signos que se interpretan a la luz de la fe. Por eso la pastoral vocacional cumple un papel muy singular en la vida de la Iglesia, puesto que ayuda al discernimiento vocacional de los jóvenes que sienten el llamado de Jesús para ser sus discípulos misioneros.


OBJETIVOS

Animar, acompañar y formar a los jóvenes que sienten la inquietud vocacional por la vida ministerial en el sacerdocio de manera que viviendo un proceso de crecimiento vocacional con el acompañamiento de su familia, del párroco y de toda su comunidad parroquial y, con el acercamiento a la vida del seminario en los cursillos de admisión, el joven pueda dar una respuesta consciente desde la libertad y la voluntad a la invitación del Señor para el servicio a su grey y la identificación plena con Jesucristo Sumo y eterno sacerdote.

NATURALEZA


El convenio, es un acuerdo de voluntades recíprocas entre el Seminario Diocesano Santo Tomás de Aquino y la Fundación Universitaria Católica del Norte, pactado en el año 2004 y renovado el año 2011, a través del cual se busca que los seminaristas, una vez terminen el proceso formativo, obtengan el título de licenciados en Filosofía y Educación Religiosa.


JUSTIFICACIÓN.


El convenio facilita la inclusión académica de los seminaristas en la Licenciatura de Filosofía y Educación Religiosa que ofrece la Fundación Universitaria Católica del Norte, de manera que, los estudiantes desarrollen los cursos propios de la Filosofía y la Teología con los docentes que asigna el Seminario, en sus aulas y con su recursos físicos y, adicionalmente, aprovechen la plataforma virtual de la FUCN y los recursos que ofrece la internet para desarrollar los módulos del componente psico-pedagógico de la Licenciatura.


OBJETIVOS

  • Intercambiar los recursos investigativos y profesionales para cumplir actividades específicas.
  • Desarrollar actividades conjuntas entre el Seminario y la FUCN de tipo espiritual, docente e investigativo.
  • Compartir recursos físicos, técnicos, tecnológicos y campos de práctica.
  • Realizar publicaciones conjuntas de estudios que redunden en el desarrollo de ambas instituciones.

NATURALEZA


La Biblioteca Cardenal Aníbal Muñoz Duque, cual monumento de la razón, es el espacio genuino para la formación intelectual de los futuros y de los ya sacerdotes. En ella reposan las publicaciones las diversas ciencias humanas y, principalmente, eclesiásticas, que se ponen al servicio de la comunidad del Seminario y también, con la debida autorización, de personas e investigadores ajenos a la Institución.


JUSTIFICACIÓN


“Las bibliotecas constituyen un tesoro inagotable de sabiduría, en el cual toda la comunidad eclesial y la misma sociedad civil pueden encontrar, en el presente, la memoria de su pasado”. Consciente de esta realidad, el Seminario ha construido a lo largo de los años un verdadero santuario a la verdad y al conocimiento, del que hoy pueden lucrarse intelectualmente tanto formadores como alumnos y amigos de la Institución; no puede olvidarse que la fe, unida a la razón, llevan al hombre a la contemplación definitiva de la verdad, que es Dios mismo.


OBJETIVOS

  • Garantizar la formación intelectual (filosófica, teológica y multidisciplinar) e investigativa de los estudiantes y formadores del Seminario.

NATURALEZA


El Centro Misional San Luis Beltrán es una institución de estudio y apostolado misionero, que bajo el lema “Para que te conozcan” (Jn 17,3), ofrece a los candidatos al ministerio sacerdotal, sobre los cimientos de la fe, la esperanza y la caridad, los más sólidos elementos de formación humana, catequética y misionera, para que cooperen al anuncio del evangelio desde el testimonio en las distintas acciones misioneras (ad gentes, Nueva Evangelización y actividad pastoral diocesana).


JUSTIFICACIÓN


Ante la necesidad de un espacio para fortalecer la identidad de los futuros pastores del pueblo de Dios como verdaderos discípulos-misioneros, el Seminario ha creado el Centro Misional, ya que la Iglesia en esencia es misionera y no puede olvidar el mandato de Jesús de anunciar su Evangelio hasta los confines de la tierra.


OBJETIVOS

Encender y cultivar progresivamente en los seminaristas el celo por la misión, mediante la profundización en la teología misionera, logrando así en los futuros presbíteros una mayor conciencia del anuncio el Evangelio a todas las naciones.

NATURALEZA


La Academia Juan Pablo II es una asociación de carácter cultural y científico, con autoridad pública, destinada a complementar la formación interdisciplinar de los alumnos del Seminario.


JUSTIFICACIÓN


La Academia nace para apoyar la dimensión intelectual del Seminario, acrecentando la cultura general y el espíritu investigativo de los estudiantes, en distintos campos del saber.


OBJETIVOS

Cultivar los distintos campos del saber, de manera especial el artístico, el cultural y el científico, de modo que se afiance el espíritu investigativo y se perfeccione cada día más la cultura de los candidatos al sacerdocio.

NATURALEZA


Las comunidades de vida y misión son una respuesta al llamado del Señor a la comunión fraterna a ejemplo de las primeras comunidades cristianas (Cf. Hch. 2, 42) y de las Comunidades Eclesiales de Base hacia las que apunta el Plan Diocesano de Renovación y Evangelización que se desarrolla en nuestra Diócesis. Están constituidas por un grupo de seminaristas de los diferentes grados académicos que oran y se integran mediante diversas actividades.


JUSTIFICACIÓN


Según la Pastores Dabo Vobis en el numeral 43, es “de particular importancia la capacidad de relacionarse con los demás, como elemento verdaderamente esencial para quien ha sido llamado a ser responsable de una comunidad y “hombre de comunión”. Es por esto que las comunidades de vida y misión nacen para ayudar a vivir la comunión como preparación a la fraternidad sacerdotal. Así pues, la invitación a procurar una vida comunitaria, como misterio de comunión y participación de la Santísima Trinidad y de la Vida de la Iglesia, es un imperativo para la vida propia de este apoyo formativo. (Cf. Normas Básicas para la Formación Inicial Presbiteral en los Seminarios de Colombia. N° 148-152).


OBJETIVOS

  • Fomentar la fraternidad y la integración entre los seminaristas de los diferentes grupos académicos, por medio de la oración y actividades de sano esparcimiento.
  • Tener una experiencia de participación en comunidad, a la par de las iniciativas diocesanas en las parroquias de los sectores y pequeños grupos de familias.

NATURALEZA


La Dirección de exalumnos: ADESS es un espacio mediante el cual se fomentan los lazos de cercanía y colaboración entre los exalumnos (sacerdotes y laicos) y la Institución, en orden a continuar participando en el proceso de la formación de los seminaristas actuales, de los mismos exalumnos y sus familias.


JUSTIFICACIÓN


La Dirección de exalumnos ADESS, tiene como razón de ser la creación y el mantenimiento de un vínculo permanente de los exalumnos entre sí y con el Seminario.


OBJETIVOS

  • Promover e inculcar entre sus miembros una actitud de reconocimiento y gratitud hacia el Seminario.
  • Estimular y alentar entre sus miembros el espíritu de solidaridad y ayuda.
  • Participar en la formulación y ejecución del Plan de Desarrollo del Seminario, por medio de propuestas que involucren a los egresados y sus familias.
  • Mantener un sistema actualizado de información sobre los egresados que facilite el contacto permanente con ellos, establecer un mapa de su ubicación, el énfasis en áreas de desempeño y su realidad laboral.
  • Participar en la organización del encuentro anual de los egresados y demás actividades que los involucre.
  • Organizar campañas de formación o asesoría de los egresados al Seminario y del Seminario a los egresados.

NATURALEZA


El museo de historia del Seminario, es un espacio de carácter eclesiástico, artístico y histórico. De esta manera, “Es el lugar que documenta no solo el desarrollo de la vida cultural y religiosa de la Institución, sino además, el ingenio del hombre, con el fin de garantizar el presente. Está integrado en el ámbito de las actividades pastorales, con el cometido de reflejar la vida eclesial por medio de un acercamiento global al patrimonio histórico-artístico”.


JUSTIFICACIÓN


La preservación de los bienes históricos de una institución se impone a nuestra responsabilidad. Por ello, el Seminario, con el fin de garantizar la conservación de los bienes que contienen su historia, ha propiciado un espacio que, más allá de ser un conglomerado de antigüedades y objetos aparentemente inútiles e inservibles, es la evidencia de un pasado en diálogo con nuestro presente. Así, los elementos, de tan gran valor, que lo conforman, son el testimonio concreto de la creatividad artesanal y artística de la comunidad cristiana manifestada para dar esplendor de belleza a los lugares del culto, de la piedad, de la vida religiosa, del estudio y de la memoria… monumentos y objetos, de todo tipo y estilo, acompañan los acontecimientos históricos de la Iglesia y, en sus interrelaciones, son instrumentos idóneos para promover la evangelización del hombre moderno.


OBJETIVOS

  • Propiciar un espacio para salvaguardar la memoria histórica del Seminario.
  • Conservar adecuadamente los objetos que la historia ha permitido que lleguen hasta nuestros días.
  • Generar un auténtico sentido de pertenencia a la Institución y, por tanto, a la Iglesia.
  • Hacer del patrimonio histórico-artístico que allí reposa, un medio eficaz de evangelización.